Páginas

lunes, 28 de abril de 2008

Cuento celuloso... un poco inspirado en la cancion de cafe tacuba, inconcientemente... un poco mucho mas por el ocio y aburrimiento.

Lata de sardinas bajo tierra.

Dos hombres quedaron tan juntos cerca y apretados, que ya se estan amando y besando… Parece que es cierto lo que dicen del último vagón del metro.

Ya están formalizando su relación, me pidieron que fuera su padrino, siempre he estado cerca de ellos y su bella relación por apretujamiento.

Nos seguiremos todos hasta la basílica, tenemos pocas estaciones para los preparativos y los primeros festejos, las despedidas de soltero han comenzado, justo a

Justo a tiempo se subió un vendedor de discos con la mejor selección de música de fiesta… Tan pronto terminen las despedidas, nos tendremos que ocupar de…

Ocupar de conseguir los mejores trajes posibles, los familiares nos estarán esperando, y ya han comenzado con los trámites pa que el casamiento selleve con.

Se lleve con todas las de la ley, me informan que hasta el vaticano se ha enterado, lo que dios y el apretujon junto, la iglesia no le queda de otra que…

Reconocerlo… Por cierto estas invitada… Es más te ofrecí como la madrina de lasaña…

Te esperamos

Vieras que bonito hemos arreglado el vagon, y la voz se corrió de vagón en vagón y todo este convoy es una gran celebración… Y hasta han llegado rumores…

Los rumores dicen que más parejas se han formado… Debe de ser la primavera…

Que bella historia de amor que comenzó con los empujones y el mal humor y ve en lo que terminó…

Ya estan planeando la luna de miel, pa ahora que se inagure el tren suburbano…



Fueron puros mensajes de celular dirigidos a roxana, un dia que la fui a visitar, me tengo que echar casi toda la linea azul, y pus hacia harto calor y estaba harto aperrado el metro... y pus por ahi circulan algunas historias sobre el ultimo vagon del metro...

2 comentarios:

Pitirijas Mcloud dijo...

Chingón su cuento estimado Javis Hilton, es todo un poete maudite

Garash dijo...

Muy bueno el cuento, aunque creo que no tanto como la calor que fue testigo de su creación.